ADMINISTRACION DE OXIGENO
PAGINA ANTERIOR

En muchas de las patologías que se han descrito a lo largo de estos textos, se indica como tratamiento la administración de oxigeno; si bien dicha administración no es complicada, creo que no esta de mas hacer un inciso y explicar brevemente como se administra oxigeno.
El oxigeno esta considerado en medicina un medicamento y como tal habrá que administrarlo dentro de unas pautas adecuadas, si bien, y para tranquilidad del lector, diré que, incluso aunque las pautas de administración sean elevadas, es muy raro provocar alguna lesión al administrar oxigeno.


Para la administración de oxígeno necesitaremos un equipo adecuado:

Deposito de Oxigeno:

Generalmente son botellas del mismo tipo de las que utilizamos en las inmersiones, aunque de menor tamaño.
Del mismo modo que nuestro regulador disminuye la presión interior de la botella (200 bar) para poder respirarlo, las botellas de oxigeno disponen de un manoreductor que disminuye la presión interior para que sea respirable. Además posee otro dispositivo de regulación, el caudalímetro, que tiene dos funciones:


Regular el caudal de aire por minuto (en litros)

• Humectar el oxigeno que sale de la botella.

 

 



 

Mascarillas de administración de oxigeno:

Hay varios tipos de mascarillas de administración de oxigeno. Los mas comunes son los siguientes.

Mascarilla con regulación de flujo (Ventimask). Es una mascarilla que tiene un dispositivo mediante el cual podemos regular la concentración de oxigeno del aire respirado (24%-26%-30%...50%), para ello seleccionaremos la posición adecuada en el regulador y aplicaremos con el caudalímetro los litros por minuto que correspondan, que vienen indicados en el mismo sistema regulador.











Mascarilla de alto flujo. Es una mascarilla con la que se administra oxigeno en proporciones cercanas al 100%. El flujo para administrar oxigeno lo más cercano posible al 100% lo deberemos de situar por encima de 15-20 litros por minuto.






Para la administración de oxígeno deberemos de conectar la mascarilla a la botella de oxigeno, abrir la válvula de cierre de esta y regular el flujo deseado con el caudalimetro. Deberemos de asegurarnos que el vaso del caudalimetro contiene liquido para que se humedifique correctamente el oxigeno al pasar por el y no reseque en exceso las vias respiratorias.

Dependiendo de la patología colocaremos un tipo de mascarilla u otra:

• Ante la sospecha de un accidente descompresivo utilizaremos las mascarillas de alto flujo. Tambien utilizaremos estas mascarillas en caso de que no mejore la situación respiratoria del afectado, por cualquier patología que precise la administración de oxígeno, con el uso de mascarillas regulables a máximo caudal (50%).

• Las mascarillas con porcentaje de oxigeno regulables las comenzaremos a usar en la proporción mas baja e iremos subiendo si es necesario.

 

PAGINA ANTERIOR