INMOVILIZACIONES ANTE TRAUMATISMOS


PAGINA ANTERIOR


En el capítulo dedicado a los traumatismos se hablaba de inmovilizar las zonas afectadas para evitar que si existía alguna lesión seria esta se agravara. En esta capitulo vamos a tratar los diferentes tipos de inmovilizaciones que podemos utilizar para ello en las diferentes regiones anatómicas.



Inmovilizaciones del cuello y la cabeza

La mejor forma de inmovilización del cuello es mediante un collarín cervical. Un collarín cervical es un dispositivo que mantiene estirado el cuello de tal forma que no podemos movilizarlo. Hay de varios tipos:

Blandos de gomaespuma, no son muy adecuados apara una situación urgente, ya que no inmovilizan totalmente el cuello.

Rígidos de material plástico, son los más usados. Inmovilizan adecuadamente el cuello. Tienen una longitud fija, lo que nos obligará a utilizar la talla correspondiente, sin embargo la anchura es regulable.




Para colocar un collarín correctamente se necesitan dos personas. Una se coloca detrás el afectado y realiza una tracción suave de la cabeza, para estirar el cuello y la otra le colocaría el collarín.
Sin embargo es posible que no dispongamos de un collarín a mano para realizar la inmovilización, pero es posible que tengamos una toalla, la plegaremos adaptándola a la anchura suficiente para que sea algo mas ancha que el cuello el afectado, enrollándola luego sobre este y fijándola con esparadrapo.


Para inmovilizar tambien la cabeza se utiliza un dispositivo que se conoce como “Dama de Elche”, mediante el cual se inmoviliza el craneo.





Pero una “Dama de Elche” se puede fabricar perfectamente con toallas y una base rigida, unas toallas y esparadrapo.









Inmovilizaciones de la espalda

Lo ideal para inmovilizar la espalda ante un traumatismo es una tabla de inmovilización dorsolumbar.




Colocariamos al afectado de lado, movilizando “en bloque”, pondríamos la tabla debajo y le dejaríamos caer lentamente sobre ella. Otra forma es levantar “en bloque” al afectado y colocar la tabla debajo.



Con este dispositivo es fácil movilizar al afectado sin ningun tipo de riesgo de afectación medular.
Sin embargo es difícil que tengamos uno de estos en nuestro botiquín, pero una tabla puede hacer las veces, o si no podemos utilizar el backpack de nuestro chaleco, unas aletas…

 


Inmovilización de extremidades superiores

Para inmovilizar brazo y antebrazo y sus articulaciones (hombro y codo) lo mejor es un cabestrillo, los hay de material esponjoso, con cierres de velcro muy cómodos y sencillos de colocar.

Pero si no contamos con este dispositivo en nuestro botiquín podemos realizar un cabestrillo con un pañuelo, con una camiseta, con tiras de venda, con una revista o un periodico…





Para inmovilizar la muñeca y la mano lo ideal es utilizar férulas metálicas o de material plástico, incluso fabricar una de yeso, pero volvemos al caso de siempre, es difícil que dispongamos de estos dispositivos en nuestro botiquín, así que lo mejor es utilizar aquello que tengamos a mano.




Los dedos los podemos inmovilizar uniéndolos al que esta a su lado con esparadrapo. Otro sistema de inmovilización para los dedos es utilizar un bolígrafo, situándolo por debajo y fijándolo con esparadrapo.
La mano y la muñeca la podemos inmovilizar con un trozo de madera, o con una revista o periodico, con la funda del cuchillo de buceo fijándola con las gomas que nos la fijan a la pierna.





Inmovilización de extremidades inferiores

Para inmovilizar los miembros inferiores disponemos, del mismo modo que ocurria en el caso de las extremidades superiores, de dispositivos rigidos, metalicos o de material plástico, que son los especificos para esta funcion.
Sin embargo podemos fabricarnos inmovilizaciones con diversos materiales. Del mismo modo que inmovilizábamos la mano o el codo con una revista, podemos hacer lo propio con el tobillo o la rodilla, podemos usar el snorkel (uno o varios) para inmovilizarlos.


PAGINA ANTERIOR